El Museo Arqueológico Nacional – MAN

El Museo Arqueológico Nacional, inaugurado oficialmente en 1895, se halla ubicado en el interior de un edificio neoclásico construido a finales del siglo XIX. En los últimos años este inmueble que alberga, en su parte posterior, la Biblioteca Nacional, ha sido objeto de una importante remodelación iniciada en el año 2008. Tras la misma, en abril del 2014, fue de nuevo reabierto al público.

Los espacios museísticos exponen diferentes colecciones tanto nacionales como internacionales. De esta forma pueden hallarse objetos descubiertos en la península ibérica, desde la prehistoria hasta la edad moderna, además de piezas pertenecientes a la antigua Grecia, al Egipto de los faraones y, en menor cuantía,  a culturas del Próximo Oriente, concretamente la mesopotámica y la persa. Cabe también destacar la importante colección numismática exhibida.  En 1964 se inauguró, en los jardines del recinto, una reproducción de la cueva de Altamira.

La nueva disposición de los espacios expositivos, distribuidos en 36 salas, permite descubrir la gran riqueza arqueológica custodiada en cada uno de sus sectores.   La sección dedicada a la protohistoria muestra piezas procedentes del mundo fenicio y de Tartessos[1] . Un buen ejemplo es el tesoro del Carambolo[2].  La cultura ibérica es la siguiente que puede visitarse. Destacan piezas como la denominada bicha de Bazalote, la dama de Elche o la dama de Baza. A continuación el visitante puede adentrarse en la Hispania romana y la antigüedad tardía. El arte mudéjar también tiene su cabida en este templo de la cultura y la arqueología.

Las salas 33 a 35 están dedicadas a Egipto y Nubia. Una parte de las piezas expuestas han sido colocadas de manera que ilustran distintas temáticas como sería el caso de la escritura jeroglífica, la cosmética, la  vida cotidiana…  En los espacios focalizados en el antiguo Egipto puede verse una extensa y variada muestra de objetos correspondientes a diferentes momentos de la civilización faraónica desde la época predinástica hasta la dominación romana del país. Cabe destacar, entre otros,  cerámicas, amuletos, estatuaria, sarcófagos, elementos de tocador y joyería, fragmentos de relieves parietales, mesas de ofrendas, estelas falsa puerta, máscaras funerarias, ushebtis, momias de animales y humanas[3] como la perteneciente al sacerdote Nespamedu. Una parte importante de la muestra procede de las excavaciones realizadas en Ehnasya[4] (Heracleópolis Magna) y de diferentes yacimientos situados en Nubia.

 

Links:    

http://www.man.es/man/home.html

http://www.man.es/man/coleccion/catalogo-cronologico/egipto.html

https://www.muyhistoria.es/h-antigua/fotos/los-secretos-de-las-momias-del-museo-arqueologico-nacional

http://heracleopolismagna.com/wp-content/uploads/2017/03/11349263n2p225.pdf

 

[1] Nombre con el que los griegos identificaban la civilización ubicada en el suroeste de la península ibérica.

[2] Descubierto en 1958 en el cerro de El Carambolo, a sesenta kilómetros de Sevilla. El tesoro que puede ser datado entre los siglos VII al V aC.,  lo constituyen piezas confeccionadas en oro.

[3] El MAN posee dos momias egipcias humanas: la  de Nespamedu, sacerdote y médico del faraón y la correspondiente a una mujer mayor. Ambas son de época ptolemaica.

[4] Enclave situado en el Egipto Medio. Desde los años sesenta la ciudad ha sido excavada por una misión arqueológica española, dirigida, desde 1984, por la Dra. Carmen Pérez Die.  En el yacimiento se encuentra una necrópolis del Primer Período Intermedio y una segunda correspondiente al Tercer Período Intermedio, que corresponden a los dos momentos de esplendor del lugar.  Entre los restos conservados cabe destacar los vestigios de un templo dedicado a Herishef, perteneciente a la dinastía XII, así como los correspondientes a un templo edificado durante el reinado de Ramsés II.

 

Ver galería de imágenes >>

Idioma